El comienzo del nuevo siglo “moderno” tiene un efecto estimulante sobre inventores y artistas. El ingenio y la imaginación convierten a la pluma estilográfica en un gran avance técnico y comercial como artículo de escritura. Alfred Nehemias, banquero de Hamburgo, y el ingeniero berlinés August Eberstein, reconocen los signos del tiempo y deciden producir estilográficas simplicissimus. Poco tiempo después, Wilhelm Dziambor, Christian Lausen y, por último, Claus Johnannes Voss se interesan en el negocio, sembrando así los cimientos de lo que será la futura y próspera compañía internacional Montblanc.

Descubre las colecciones que en Guerro tenemos para tí

Meisterstuck

Starwalker

Heritage

Boheme

Especiales

Top